VICARIAS – DECANATOS – PARROQUIAS

En el presente listado encontraras las OCHO Vicarías con sus respectivos Decanatos. Parroquias y Párrocos

Anuncios

SANTA LAURA

MATERIAL ENVIADO POR LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE COLOMBIA:

ppt: archivos en Power Point (diapositivas)

Generalidades (.ppt)

¿Por qué santa? (.ppt)

Vigilia de oración

Vigilia de oración (.ppt)

Moniciones Mayo 12: Ascensión del Señor

Guion para la Eucaristía

Propuesta de Te Deum

INFORMACIÓN DEL NUEVO ESQUEMA

Hola Queridos Hermanos,

Con miras a aprovechar los dos años de nivelación pastoral que ha decretado el Sr. Arzobispo, Mons. Jairo Jaramillo Monsalve, la Comisión Arquidiocesana de Liturgia ha estructurado un nuevo esquema formativo para los servidores de la animación litúrgica al interior de las diversas Células Pastorales y/o Parroquias de nuestra Arquidiócesis.

El objetivo de este esquema es cubrir, en estos dos años, toda la formación litúrgica pertinente para el correcto desempeño y entendimiento de su servicio por parte de cada equipo respectivo, a saber: Agentes Extraordinarios de la Comunión (AEC), Cantores, Monaguillos, Proclamadores, Sacristía – Ornato y Aseo, y Ujieres. Adicional al material elaborado para los seis equipos mencionados, se emitirá también (como veníamos haciendo) un instructivo “General” destinado a todos los equipos.

La formación se ha compactado en 10 instructivos, por cada equipo de servicio más el “General”, cada uno acompañado de su respectivo taller.

La entrega de cada instructivo, y taller, se hará directamente a los Delegados de Liturgia de las Células y/o Parroquias, para que éstos las hagan llegar a sus respectivos equipos de servicio litúrgico. El momento destinado para esta entrega será durante algunas de las Reuniones mensuales que la Comisión Arquidiocesana de Liturgia lleva a cabo con ellos los terceros sábados de cada mes, específicamente los días: Marzo 17, Mayo 19, Julio 14, Octubre 20, habrá una entrega más que se hará exclusivamente a través del Blog de la Comisión durante el mes de Septiembre, para completar así un total de 5 entregas por año (Instructivos y Talleres del 1 al 5, año 2012).

Metodología de los Talleres

Se ha implementado pues, en este nuevo esquema, el diligenciamiento de talleres con el fin de garantizar una mejor compresión del material emitido y como herramienta para, la Comisión Arquidiocesana de Liturgia, obtener una retroalimentación que le permita diagnosticar, en cierta medida, el estado y crecimiento de los Comités de Liturgia de las Células y/o Parroquias.

Una vez culminado el ciclo formativo (2 años) se entregará, al EQUIPO LITÚRGICO de la Célula Pastoral y/o Parroquia que haya presentado los 10 talleres, un certificado que define el grado de preparación que ha obtenido durante el período de reafirmación pastoral. Las respuestas tendrán un valor que se irá acumulando en las diez entregas.

Los equipos de servicio litúrgico que deseen obtener esta certificación deberán enviar los talleres (en un plazo de 30 días de haber sido recibidos) a través de sus Delegados de Liturgia Parroquiales, quienes los harán llegar a la Comisión Arquidiocesana de Liturgia, por medio de nuestros correos electrónicos.

Los talleres específicos deben ser presentados a través de la creación de un documento hecho en computador (usando Word, por ejemplo) donde, se presenta la información en el siguiente orden:

  • (1) Fecha de resolución del taller
  • (2) Nombre de la Célula o Parroquia, Decanato y Vicaría
  • (3) Datos completos del Delegado de Liturgia y del Coordinador del equipo (nombres completos, documentos de identidad, teléfonos fijo, celulares, correos electrónico –si cuentan con uno–),
  • (4) Datos completos de todos los miembros del equipo.
  • (5) Preguntas y repuestas del taller

Los talleres correspondientes a los instructivos “Generales” serán resueltos por el Comité de Liturgia de cada Célula Pastoral y/o Parroquia (recordemos que el Comité esta conformado por el párroco –quien puede o no estar presente en la resolución del mismo –, el Delegado de Liturgia, el secretario y/o suplente, y un coordinador por cada equipo de servicio) y enviados a la Comisión Arquidiocesana de Liturgia de la misma forma descrita anteriormente.

Nuestros Correos Electrónicos son:

¡BIENVENIDOS!

Hola Queridos Hermanos,

Es para la Comisión Arquidiocesana de Liturgia de Barranquilla (Colombia) un placer poder brindar este espacio de comunicación a todos aquellos inquietos por conocer un poco más sobre nuestra amada liturgia y todo el camino que hemos recorrido enmarcado dentro del Proceso Diocesano de Renovación y Evagelización (PDR/E).

Es nuestro deseo ofrecer, de manera ágil y sencilla, toda la formación emitida por la Comisión dirigida a los Equipos de Animación Litúrgica de las Células y/o Unidades Pastorales a través de subsidios mensuales (material impreso) los cuales comenzaron a salir a partir del 2004.a

Nos encantará poder recibir noticias de todos uds. y también toda aquella información o comentarios que deseen hacernos llegar para poder mejorar y brindar así un mejor servicio.

Ponemos todo este medio en manos de Nuestro Señor y le rogamos su auxilio permanente para que nos permita ser siempre “sal de la tierra” y “luz del mundo”.

Que el Señor los bendiga !!

Nuestros Correos Electrónicos son:

AÑO DE LA FE

CIUDAD EL VATICANO, Junio 22 de 2012

Esta mañana en la Oficina de Prensa de la Santa Sede ha tenido lugar la presentación del “Año de la Fe” (11 de octubre 2012 – 24 de noviembre 2013). Intervinieron en el acto el arzobispo Rino Fisichella y monseñor Graham Bell, respectivamente presidente y subsecretario del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización.

El arzobispo Fisichella ilustró también el calendario de los grandes acontecimientos que tendrán lugar a Roma en el curso del Año de la Fe y presentó el sito Internet y el logo que caracterizará todos los eventos del Año.

“Benedicto XVI, en su carta apostólica ‘Porta Fidei’ -dijo el prelado- hablaba de la exigencia de volver a descubrir el camino de la fe para resaltar cada vez más la alegría y el entusiasmo renovado del encuentro con Cristo. A la luz de este pensamiento (…) ha convocado un ‘Año de la Fe’ que comenzará en coincidencia con dos aniversarios: el quincuagésimo de la apertura del Concilio Vaticano II (1962) y el vigésimo de la publicación del Catecismo de la Iglesia Católica (1992) …El Año de la Fe se propone, ante todo, sostener la fe de tantos creyentes que, en medio de la fatiga cotidiana, no cesan de confiar, con convicción y valentía ,su existencia al Señor Jesús. Su testimonio, que no es noticia (…) es el que permite a la Iglesia presentarse al mundo de hoy, como en pasado, con la fuerza de la fe y con el entusiasmo de los sencillos”.

Por otra parte, este Año “se inserta en un contexto más amplio, caracterizado por una crisis generalizada que atañe también a la fe (…) La crisis de fe es la expresión dramática de una crisis antropológica que ha dejado al ser humano abandonado a sí mismo (…) Es necesario ir más allá de la pobreza espiritual en que se encuentran muchos contemporáneos, que ya no perciben la ausencia de Dios en su vida, como una carencia que debe ser colmada. El Año de la Fe quiere ser un camino que la comunidad cristiana brinda a los que viven con nostalgia de Dios y con el deseo de encontrarlo de nuevo”.

Así, el programa toca “la vida diaria de cada creyente y la pastoral ordinaria de la comunidad cristiana para que se vuelva a encontrar el espíritu misionero necesario para dar vida a la nueva evangelización”. En este ámbito, el arzobispo anunció que la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos ha aprobado el formulario de una Misa especial ‘Para la Nueva Evangelización’. “Es un signo para que en este año (…) se de la primacía a la oración y especialmente a la Eucaristía, fuente y culmen de la vida cristiana”.

A continuación, el arzobispo presentó el logo del Año de la Fe: una barca, imagen de la Iglesia, cuyo mástil es una cruz con las velas desplegadas y el trigrama de Cristo (IHS). El sol, en el fondo, recuerda la Eucaristía. El sito del evento www.annusfidei.va, en diversos idiomas, se podrá consultar a través de todos los dispositivos móviles y tablets. También está listo el himno oficial: “Credo, Domine, adauge nobis fidem”. Asimismo, a primeros de septiembre se publicará, en diversos idiomas, el Subsidio pastoral“Vivir el Año de la Fe”. Una pequeña imagen del Cristo de la catedral de Cefalú (Sicilia), en cuyo reverso está escrita la Profesión de Fe, acompañará a los fieles y peregrinos a lo largo del Año.

Por último, dio a conocer el calendario de los eventos más importantes que contarán con la presencia del Santo Padre y se celebrarán en Roma; entre ellos:

  • Jueves, 11 de Octubre de 2012: la apertura del Año de la Fe que “tendrá lugar en la Plaza de San Pedro, quincuagésimo aniversario del Concilio Vaticano II. Habrá una solemne concelebración eucarística con todos los Padres sinodales, los presidentes de las Conferencias Episcopales del mundo entero y los últimos Padres conciliares.
  • Domingo, 21 de octubre: se canonizarán 7 mártires y confesores de la fe: el francés Jacques Barthieu; el filipino Pedro Calugsod; el italiano Giovanni Battista Piamarta; la española María del Carmen; la iroquesa Katheri Tekakwhita y las alemanas Madre Marianne (Barbara Cope) y Anna Schäffer.
  • Sábado, 18 de mayo: vigilia de Pentecostés, los movimientos antiguos y nuevos se reunirán en la Plaza de San Pedro.
  • Domingo, 2 de junio: Corpus Christi, habrá una solemne adoración eucarística y, a la misma hora, en todas las catedrales e iglesias del mundo.
  • Domingo, 13 de octubre: está dedicado a la presencia de María en la Iglesia.
  • Domingo, el 24 de noviembre: se celebrará la jornada de clausura del Año.

♦♦♦♦♦     ♦     ♦♦♦♦♦

La Carta Apostólica “Porta fidei” 

CIUDAD DEL VATICANO, Lunes 17 de Octubre de 2011 (ZENIT.org).– La “puerta de la fe” está siempre abierta y es la clave para entrar en la Iglesia de Dios; con este concepto, el Papa introduce la Carta Apostólica en forma de Motu proprio que instituye el Año de la fe.

Titulado Porta fidei, el documento fue publicado este lunes y explica el sentido de este tiempo especial de gracia que empezará el 11 de octubre de 2012 (50º aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II) y acabará el 24 de noviembre de 2013, solemnidad de Cristo, Rey del Universo.

“Tendremos la oportunidad de confesar la fe en el Señor Resucitado en nuestras catedrales e iglesias de todo el mundo -desvela-; en nuestras casas y con nuestras familias, para que cada uno sienta con fuerza la exigencia de conocer y transmitir mejor a las generaciones futuras la fe de siempre”.

Según el Papa, “en este Año, las comunidades religiosas, así como las parroquiales, y todas las realidades eclesiales antiguas y nuevas, encontrarán la manera de profesar públicamente el Credo”.

Para confesar la fe “en plenitud y con renovada convicción, con confianza y esperanza”, será fundamental, añade el Pontífice, “intensificar las celebraciones de la fe en la liturgia, y en particular en la Eucaristía” y descubrir el Credo.

Benedicto XVI anima a utilizar el Catecismo de la Iglesia Católica, “subsidio precioso e indispensable” para acceder a un conocimiento sistemático de los contenidos de la fe.

Para celebrar este tiempo “de manera digna y fecunda”, el Papa pide “intensificar la reflexión sobre la fe para ayudar a todos los creyentes en Cristo a que su adhesión al Evangelio sea más consciente y vigorosa, sobre todo en un momento de profundo cambio como el que la humanidad está viviendo”.  El camino de la fe, subraya Benedicto XVI, dura toda la vida, desde el Bautismo al “paso a través de la muerte a la vida eterna”.

“Sucede hoy con frecuencia -advierte el Pontífice- que los cristianos se preocupan mucho por las consecuencias sociales, culturales y políticas de su compromiso, al tiempo que siguen considerando la fe como un presupuesto obvio de la vida común”.  Sin embargo, siguiendo la indicación del Evangelio de Mateo, “no podemos dejar que la sal se vuelva sosa y la luz permanezca oculta” (cf. Mt 5, 13-16), indica el documento.

“Como la samaritana, también el hombre actual puede sentir de nuevo la necesidad de acercarse al pozo para escuchar a Jesús, que invita a creer en él y a extraer el agua viva que mana de su fuente” (cf. Jn 4, 14), señala.

En el documento, Benedicto XVI recuerda que ha convocado la Asamblea General del Sínodo de los Obispos, en el mes de octubre de 2012, sobre el tema de La nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana, e indica que “será una buena ocasión para introducir a todo el cuerpo eclesial en un tiempo de especial reflexión y redescubrimiento de la fe”.

El anterior Año de la fe fue convocado por Pablo VI en 1967, dos años después del Concilio, y, como recordó Benedicto XVI, se inscribía en la renovación de la Iglesia post-conciliar, que, como cualquier renovación, “pasa también a través del testimonio ofrecido por la vida de los creyentes”.

A la fe está estrechamente ligada la misión, recuerda la Carta Apostólica Porta fidei. En este sentido, afirma: “Es el amor de Cristo el que llena nuestros corazones y nos impulsa a evangelizar. Hoy como ayer, él nos envía por los caminos del mundo para proclamar su Evangelio a todos los pueblos de la tierra”.

La fe, añade, “crece cuando se vive como experiencia de un amor que se recibe y se comunica como experiencia de gracia y gozo”.  Según el Papa, “no hay otra posibilidad para poseer la certeza sobre la propia vida que abandonarse, en un in crescendo continuo, en las manos de un amor que se experimenta siempre como más grande porque tiene su origen en Dios”.

En el motu proprio, Benedicto XVI invita a los obispos a unirse “al sucesor de Pedro, en el tiempo de gracia espiritual que el Señor nos ofrece, para hacer memoria del don precioso de la fe”.

Como conclusión de la Carta Apostólica, el Obispo de Roma recuerda que “la fe sin la caridad no da fruto, y la caridad sin fe sería un sentimiento constantemente a merced de la duda”.

Citando a san Pablo, el Papa añade: “Sostenidos por la fe, miramos con esperanza a nuestro compromiso en el mundo, aguardando «unos cielos nuevos y una tierra nueva en los que habite la justicia»”.

Y concluye: “Nosotros creemos con firme certeza que el Señor Jesús ha vencido el mal y la muerte. Con esta segura confianza nos encomendamos a él: presente entre nosotros, vence el poder del maligno (cf. Lc 11, 20), y la Iglesia, comunidad visible de su misericordia, permanece en él como signo de la reconciliación definitiva con el Padre”.

LA LITURGIA DE LA IGLESIA VA MÁS ALLÁ DE LA REFORMA CONCILIAR

Publicado por la Oficina de Prensa de la Santa Sede (VIS – Vatican Information Service)

CIUDAD DEL VATICANO, 6 de Mayo de 2011 (VIS). El Santo Padre recibió hoy a los participantes en el IX Congreso Internacional de Liturgia promovido por el Pontificio Instituto Litúrgico San Anselmo, en el cincuenta aniversario de su fundación.

El Papa recordó que “el Beato Juan XXIII, recogiendo las instancias del movimiento litúrgico que deseaba dar un nuevo impulso y un nuevo aliento a la oración de la Iglesia, poco antes del Concilio Vaticano II y durante su celebración quiso que la Facultad de los Benedictinos en el Aventino constituyese un centro de estudios y de investigación para asegurar una base sólida a la reforma litúrgica conciliar”.

Refiriéndose al título elegido para el congreso: “El Pontificio Instituto Litúrgico entre memoria y profecía”, el Papa dijo que a la “memoria” pertenece la vida del Instituto, que ha ofrecido su contribución a la Iglesia comprometida en la recepción del Concilio Vaticano II, a través de cincuenta años de formación litúrgica académica”.

Benedicto XVI puso de relieve que con el término “profecía”, la mirada se abre a nuevos horizontes. La liturgia de la Iglesia va más allá de la misma “reforma conciliar”, cuyo objetivo, de hecho, no era principalmente cambiar los ritos y los textos, sino más bien renovar la mentalidad y poner en el centro de la vida cristiana y de la pastoral la celebración del misterio pascual de Cristo. Por desgracia, tal vez, la liturgia ha sido acogida -también por nosotros pastores y expertos-, más como un objeto para reformar que no como un sujeto capaz de renovar la vida cristiana, desde el momento en que “existe un vínculo estrechísimo y orgánico entre la renovación de la liturgia y la renovación de toda la vida de la Iglesia”.

“La liturgia, (…) vive de una relación constante y correcta entre sana “traditio” y “legitima progressio”, claramente manifestada por la Constitución conciliar “Sacrosanctum concilium” en el n. 23. (…) No pocas veces se contraponen equivocadamente tradición y progreso. En realidad, los dos conceptos se integran: la tradición es una realidad viva, incluye por tanto, en sí misma, el principio del desarrollo, del progreso”.

El Santo Padre concluyó expresando el deseo de que “la Facultad de Sagrada Liturgia continúe con renovado empuje su servicio a la Iglesia, en plena fidelidad a la rica y valiosa tradición litúrgica, y a la reforma querida por el Concilio Vaticano II, de acuerdo con las líneas maestras de la “Sacrosanctum concilium” y los pronunciamientos del Magisterio”.