P: He notado que algunos AEC llegan tarde a las celebraciones dominicales …¿Pueden esos AEC dar la comunión?, ¿Pueden comulgar?, ¿Es válida la celebración para el precepto dominical si llegan tarde?, ¿Pueden ofrecer la comunión con las uñas pintadas de colores fuertes?

Respuesta:

La llegada tarde por parte de un Agente Extraordinario de la Comunión (AEC) a la celebración dominical en la que su servicio ha sido requerido y tiene debidamente estipulados sus horarios y responsabilidad pues deja muchisimo que desear y denota una clara rutinización de su servicio lo que indica que ha perdido (o está perdiendo) el sentido de la participación plena en la Celebración Eucarística.

Es bien sabido que todo laico (no necesariamente servidor litúrgico) debe asistir a la celebración dominical plena, es decir de principio a fin, ya que dicha celebración está compuesta de dos partes igualmente importantes: (1) Liturgia de la Palabra y (2) Liturgia Eucarística … En ambas Nuestro Señor nos enseña y se nos entrega para que luego nosotros, como participes plenos y concientes en dicha celebración, hagamos nuestro deber de “seguir dando al Señor” a nuestros hermanos en medio del mundo, en nuestras obligaciones cotidianas.
 
No se entiende pues, en absoluto, que un servidor litúrgico en vez de dar el ejemplo debido de amor, respeto y responsabilidad, para con su condición de hijo de Dios y servidor al interior de su comunidad, muestre su falta de delicadeza la cual es seguramente percibida por la asamblea que lo ve llegar tarde … Recordemos que el “ejemplo de vida” es lo que finalmente termina enseñando y mostrando nuestra verdadera condición.
 
Es muy importante que los AEC no se repitan en su servicio dominical, es decir que solamente sirvan en UNA Celebración Eucaristica cada Domingo para evitar caer en la rutina, lo que puede ocasionar que ocurra lo que comentas de llegar tarde, como quien dice solo para cumplir “su parte” del “trabajo” ….. MUCHO CUIDADO !! … Recordemos que estamos sirviendo al Señor de Señores.
 
Si partimos del hecho de que el AEC sirve en una Celebración Eucaristica Dominical, quiere decir que su participación debe ser plena, conciente y activa pues no solo asiste como “servidor” sino como “miembro de la asamblea”, es decir, como todos y cada uno de los otros fieles laicos que se acercan a “alimentarse” de la Palabra de Dios y del Cuerpo de Nuestro Señor Jesucristo, reconociéndose necesitado del alimento divino que da las fuerzas para seguir peregrinando por este mundo.  Recordemos además que la participación en la Eucaristía Dominical es un precepto, y el faltar a ella sin motivo, aparente o relevante, es pecado mortal, lo que nos lleva a otro factor importante, y es el hecho de que todo católico debe velar por permanecer en gracia de Dios. Pues bien, los AEC no son la excepción y están llamados de manera especialísima, por su servicio, a luchar más fervientemente por conservar la gracia que los guie y ayude en su vida espiritual, personal y comunitaria.
 
En cuanto al color de las uñas, lo importante es la higiene …. Todo AEC debe lavarse sus manos justo antes de la Celebración y al final de la misma.  Al final es ideal que se laven en el lavamanos de la Sacristía (cuya tubería no va al caño) pues puden quedar rastros de Jesús Sacramentado en las manos. No perdamos la delicadeza para con Nuestro Señor !! … Cualquier esfuerzo por protegerle y mostrale nuestro amor no es exageración. Luchemos contra la tibieza !!.
 
¿Que si pueden o no comulgar llegando tarde a la Celebración Eucarística? … Si la llegada tarde es por una causa justa y no repetitiva, pues el AEC podría estar en condiciones de comulgar.  De ahí la importancia de programar su llegada al templo al menos 15 minutos antes de empezar la Eucaristía.  Se recomienda hacerlo antes para prepararse fisica y espiritualmente para el ejercicio de su servicio, preferiblemente orando ante el Santísimo.

Les sugerimos, que comenten estas inquietudes con sus párrocos para que ellos, como Pastores designados al interior de sus comunidades, hagan las correcciones fraternas del caso, reaviven la llama del amor en los corazones de sus fieles y continuen así creciendo todos juntos como comunidad comprometida.

 

P: ¿Quiénes pueden pertenecer a la Pastoral de Salud, pueden los AEC hacer parte de ella?. A parte de llevar el viático a los enfermos y de participar en algunas celebraciones ayudando al párroco, ¿Deben hacer acompañamiento a los familiares del enfermo, visitarlos periódicamente?

Respuesta:

Este es un punto que ha generado inquietudes a nivel general y por el que nos hemos preocupado mucho por aclarar pues esta generando muchas dudas y confusiones.

 Antes de empezar es importante tener claro que estamos hablando de DOS Pastorales distintas, pero que están llamadas (como todas) a trabajar en conjunto, con parámetros muy claros y específicos para cada una de ellas.  Veamos:

(1) Pastoral Litúrgica: Es la encargada de formar, coordinar y apoyar al párroco en la realización de celebraciones litúrgicas que lleven a la asamblea a una participación plena, conciente y activa para que, habiendo degustado el Pan de la Palabra y de la Eucaristía, puedan continuar con sus vidas, con sentido plenamente cristiano, en medio del mundo.  Esta Pastoral promueve la conformación de “equipos de animación litúrgica” al interior de cada Célula Pastoral y/o Parroquia, los cuales incentivan la participación de los fieles en cada uno de ellos con un claro sentido de responsabilidad y amor por la liturgia.  Estos equipos son:  AEC, Cantores, Monaguillos, Proclamadores, Ujires, Sacristía – Ornato y Aseo.

Desde el punto de vista de los AEC, ellos están llamados a servir en la distribución del viático a los enfermos y en casos “extraordinarios” colaborar con el párroco durante las celebraciones litúrgicas cuya asamblea sea muy numerosa.

La función del AEC además de dar al enfermo la Sagrada Comunión, es velar por que estos acudan al Sacramento de la Confesión y de la Unción, explicándoles a ellos, y sus familiares presentes, la importancia de recibir las gracias que emanan de los mismos, para poder afrontar su dolor con sentido cristiano, y en unión con toda la Iglesia.  Los AEC deben pues mantener informado al párroco sobre los enfermos que desean la administración de dichos sacramentos.

(2) Pastoral de la Salud: La Pastoral de la Salud es una pastoral humanizadora y evangelizadora que hace presentes los gestos y palabras de Jesús misericordioso he infunde consuelo y esperanza a los que sufren … Sus acciones van dirigidas a promover, cuidar, defender y celebrar la vida, haciendo presente la misión liberadora y salvífica de Jesús en el mundo de la salud (apartes Periódico Kairós. Separata Décima Parte).

Los agentes de dicha Pastoral acompañan y apoyan a los enfermos y sus familias, los evangelizan más profundamente en el sentido cristiano del dolor, monitoreando el proceso del enfermo y su evolución para mantener al tanto al párroco.

—————

Las dos pastorales están llamadas a trabajar en conjunto, por cuanto la Pastoral de la Salud mantiene actualizada la información sobre los enfermitos de la comunidad e informa a los AEC (Pastoral Litúrgica) sobre los nombres y direcciones de quienes hay que brindarles el viático.  Esta información debe ser actualizada con regularidad para evitar llevar el viático a quien ya se encuentra en buenas condiciones de salud.  Recordemos que el marco ideal para recibir a Jesús Sacramentado es durante la Celebración Eucarística.

Es muy común, por parte de los párrocos, el querer unificar las dos pastorales designando como AECs a todos los agentes de Pastoral de la Salud al interior de sus comunidades, producto muchas veces del escaso número de servidores con los que cuenta la comunidad a la que pastorean.  Esto genera inconvenientes como:

(-) Confusión generalizada, entre otros, en cuanto a las actividades y objetivos a lograr:  La Comisión Arquidiocesana de Liturgia siempre a promovido que se debe trabajar en conjunto pero no mezclar, pues como sabemos cada Pastoral tiene una programación anual, unos fines especificos, organiza sus reuniones, sus formaciones y evaluaciones y espera el compromiso y responsabilidad plenos por parte de sus servidores.   El “fusionar” las dos pastorales genera, por simple lógica, un cruce de actividades/objetivos que termina desdibujando el sentido mismo de cada una de ellas atentando asi contra el crecimiento sistemático que se busca a través del PDR/E.

(-) Número exagerado de AEC lo que dificulta el monitoreo por parte del párroco y el peligro de vanalizar tan delicado servicio: Es importantísimo que el número de personas avaladas para portar a Jesús Sacramentado sea siempre el MÍNIMO NECESARIO, con el fin de que el párroco (no el ECAP, delegados o los coordinadores de las diversas pastorales) pueda monitorear de cerca el desempeño de cada uno de ellos, pues su servicio reviste una “delicadeza extrema”.  Debemos cuidar incansablemente el no convertir la distribución del viático en un “servicio de panadería”.  Puede sonar exagerado para algunos, pero cualquier cuidado a este respecto no es desproporcionado pues estamos hablando de Nuestro Señor Jesucristo.  Por el contrario, el número de agentes de Pastoral de la Salud pueden ser amplio con el fin de poder asignarse, por agente o pareja de agentes, un número reducido de familias con enfermitos a las cuales visitar y hacer el acompañamiento pastoral correspondiente.

¿Un agente de Pastoral de la Salud puede ser AEC? … De poderse, se puede … pero no se recomienda por aquello del cruce de funciones, metas y actividades …. Recordemos lo que nos enseña la misión arquidiocesana: “Es mejor muchos haciendo poco y no pocos haciendo mucho”. Y el adagio popular: “El que mucho abarca, poco aprieta”.

La Comisión Arquidiocesana de Liturgia esta luchando porque lo aqui expresado, cale en las mentes y corazones de párrocos y animadores de la evangelización, que trabajan incesantemente al interior de toda la Iglesia Arquidiocesana de Barranquilla. Sabemos que como todo proceso, es lento y de trabajo perseverante pero que irá dando sus frutos a futuro.

Una vez más les recomendamos reflexionar con sus párrocos todo lo expresado aca para que se tomen las medidas que ayuden en cada caso particular.